Entrevista con Daniel Hermosel

by - junio 18, 2019


¿Cuándo comenzaste a interesarse por ser escritor? ¿Qué personas influyeron en ello?
La verdad es que interés en ser escritor o ser reconocido como tal tampoco es que sienta que lo haya tenido nunca. Quiero decir, que tengo el mismo interés en ser escritor como en tener el pelo oscuro, es algo que está ahí y se ha ido desarrollando de manera gradual sin imponer criterios de éxito, hitos o metas y tal vez esto sea algo que me ha ayudado ya que no he tenido grandes frustraciones al no alcanzarlos. Tampoco es que me dé igual, menos a estas alturas donde están involucradas las personas de las editoriales con las que trabajo, pero, ya digo, ha sido algo que ha ido evolucionando casi sin darme cuenta. Aunque si tuviera que indicar un punto inicial supongo que estaría en mi primera infancia cuando inventaba versiones alternativas de los cuentos que me contaba mi tía Carmen, quien sería así mi primera influencia y es que, en ese aspecto, las principales personas que me han ido tirando de una forma u otra por esta senda han sido por lo general gente cercana, de mi entorno, y anónimos para el público. Sí ha habido grandes puntos de inflexión debido a autores, pero sin el mar de fondo anónimo, consciente o no, habrían quedado en deslumbrones puntuales o quizás no hubieran llegado siquiera.


¿Puedes contarnos algo sobre tu último libro?
“Acordes Bastardos”, es una novela corta cuyos capítulos, en realidad, me planteé a modo de relato centrado en cada momento de la historia que toca. Es una historia acerca de las segundas oportunidades, en la que voy trenzando pasado, presente y en cierto modo futuro a través de dos personajes principales, Roa y su madre, y un tercero que hace de catalizador de la acción: el tío Andy, un rockero politoxicómano que marca, si querer, la vida de los protagonistas.

Como dice la sinopsis: “arranca con una noche de copas fallida. En su regreso a casa, Marina se topa con su hermano Andrés, rockerillo de medio pelo, que iba camino a una fiesta en la que no faltarán la música, las drogas y el sexo psicodélico. Fruto de esa noche atípica, tendrá un niño bastardo al que no terminará de querer del todo. Varios años más tarde, el retraso de un tren de cercanías provocará una cascada de demoras que harán que Roa, el hijo ya adulto de Marina, se vea forzado a tomar una ruta alternativa para llegar a su oficina, una ruta que pondrá patas arriba su vida…”

Como peculiaridad, cada capítulo está relacionado con un tema de “Dark Side of the Moon” y “Wish you Were Here” de Pink Floyd. Está editada por Alma Negra Ediciones y se presenta el próximo 29 de junio en Madrid.


«...lee, lee, vuelve a leer y luego escribe. Seguramente lo que quieras escribir ya lo haya escrito alguien antes y conocerlo no te limitará sino que te ayudará a encontrar tu propia voz.»


¿A quienes consideras como tus maestros? ¿A quienes admiras en la actualidad?
El primero, y aquí temo ser poco original, fue Tolkien. Leí el Silmarillion con 12 o 13 años y a pesar de su densidad me fascinó. Luego llegaron varios, autores más claro. El siguiente del que fui consciente que me estaba marcando un camino fue Juan Marsé y su forma de trabajar los distintos planos de la realidad que los personajes tienen como verdadera sin que ninguna tenga por qué ser la auténtica. Entre medias estarían Cortázar, Dick, Borges, pero el siguiente salto creo que lo di con la aparente parquedad de Sallinger en sus relatos donde a veces parece que no pase nada pero llevan una marea de fondo muy potente. Actualmente tal vez la estela de Carver sea la que estoy siguiendo en cuanto a relatos. Como sea me dejo varios en el tintero, mi memoria es así de caprichosa.


¿Qué consejo te hubiera gustado haber recibido cuando empezaste a escribir?
Compra bit-coins (estaban tirados de precio). No, ahora en serio: lee, lee, vuelve a leer y luego escribe. Seguramente lo que quieras escribir ya lo haya escrito alguien antes y conocerlo no te limitará sino que te ayudará a encontrar tu propia voz. Eso y no hacer público nada sin que haya pasado un periodo de cuarentena y revisión, las primeras ideas no suelen ser tan buenas como parece tras el fogonazo inicial.


¿El género que escribes es el favorito de tus lecturas?
No me restrinjo a un género concreto, de hecho mis relatarios tienen variedad de géneros, tonos, longitudes, temáticas y enfoques. Por lo tanto podríamos decir qué sí, que el género que escribo es el favorito de mis lecturas porque también leo muy variado.


De todas las obras literarias ¿cuál es su preferida? ¿Por qué?
Esta respuesta podría cambiar con el tiempo… Ahora mismo creo que me quedaría con los “9 cuentos” de Sallinger, en parte por reivindicar este formato que es bastante denostado en general (al menos es lo que me llega) y en parte porque son piezas de orfebrería que admiten múltiples lecturas y de las que se puede aprender mucho como escritor.




¿Cómo es el ambiente literario en tu país con respecto al género del que escribes?
Como digo, más que género escribo en formato relato y, por lo que percibo, no es un formato muy apreciado. Sí es cierto que últimamente están saliendo muchas antologías y que muchas editoriales montan concursos al respecto, pero la sensación general es de que es un vehículo iniciático para darse a conocer, con los concurso o colaboraciones, más que un fin en sí mismo. Sucede algo similar con los cortometragistas a los que siempre se les pregunta por el largometraje. A los cuentistas siempre se nos pregunta por el salto a la novela, que no tiene por qué darse. Como sea, espero que la afluencia de libros de relatos cambie esto un poco y que se comiencen a apreciar estas cajas de bombones que son los relatarios, a veces más difíciles de conjuntar que una novela.


¿Estás trabajando en algún proyecto recientemente?
Estoy revisando una antología que saldrá en otoño con la editorial Suseya, aparte de terminar un par de novelas cortas de terror y ciencia ficción.


¿Cuánto tiempo consideras el adecuado para gestar y escribir una novela? ¿Por qué?
El que haga falta. Esto no es algo matemático. Te puedes marcar una novela en una semana o estar un año cincelando un relato corto. A veces es complicado poner el punto y final, otras parece cuadrar todo a la primera. Además, una vez el primer borrador está completo, la fase de revisión y de lecturas por parte de terceras personas es crucial y realmente donde ser realiza el trabajo que puede resultar más largo.


«el salto a una editorial, en parte viene como prueba de calidad (si alguien está dispuesto a invertir su dinero en mi novela es que algo tendrá) y en parte por tener acceso a distribución y eventos que de otra forma sería mucho más difícil o casi imposible»


¿Te consideras un escritor mapa o un escritor brújula?
Depende… Para un microrrelato a veces basta con salir a dar una vuelta sin ni siquiera brújula. Para un texto más largo si que me gusta tener claro el destino y alguna meta volante (aunque luego cambie la ruta), y para una novela creo que es imprescindible tener clara la ruta para no perder el norte, ya que es un viaje que durará bastante tiempo.
En realidad la idea que más me gusta es la que le oí a la escritora Andrea G. Dones: el escritor jardinero. En este modelo el escritor planta unas semillas con una idea de las plantas que quiere obtener y según ellas van creciendo de forma natural va aplicando podas, injertos, desbroces o lo que vea necesario para conseguir algo similar al jardín que imaginó.


¿Por qué decidiste publicar con un sello editorial y no autopublicarte?
Mis libros de relatos han salido autopublicados. El salto a una editorial con “Acordes Bastardos”, en parte viene como prueba de calidad (si alguien está dispuesto a invertir su dinero en mi novela es que algo tendrá) y en parte por tener acceso a distribución y eventos que de otra forma sería mucho más difícil o casi imposible, aparte de tener un respaldo profesional que suma a favor de que la obra sea lo mejor que pueda llegar a ser, cosa que en solitario no se alcanza.




¿Cuánto demoraste en concebir tu primer libro?
Mi primer libro salió solo, la veradad. “Curvas y otras fatalidades” es una recopilación de relatos que fui publicando en un blog y surgió de forma natural, como ya digo, prácticamente solo. Una vez completado un número considerable surgió la oportunidad de autopulicarlo, más que nada por tenerlos en papel y ahí surgió si más.


¿Sueles corregir tus propios relatos o una vez escritos, simplemente los publicas?
Siempre los corrijo. Siempre hay que corregirlos. Es más, hay que dejarlos reposar unos días y volver a ellos con la mirada limpia y con todo, antes de publicarlos volver a darles una vuelta final e incluso contratar una corrección profesional externa porque la mirada del autor está contaminada por lo que quiere contar y a veces no ve lo que ha escrito. Incluso así se pueden escapar fallos.


«Lo mejor es cuando el texto fluye y pierdes la noción del tiempo y hasta del espacio, para encontrarte con líneas y líneas que no se sabe muy bien de dónde han salido y más si reflejan la idea inicial.»


¿Consideras importante el proceso de corrección de un libro? ¿Te ha causado alguna complicación?
La corrección, a distintos niveles, es crucial. Y no tanto la ortografía, que también, si no a un nivel más profundo incluyendo un buen recorte de paja, el reordenamiento de información, plantearse si el narrador elegido es el adecuado, si se entiende bien lo que se quería expresar, encontrar posibles fallos en las tramas… Es donde realmente se da forma a la arcilla del texto inicial y hasta donde comprende realmente su sentido.


¿Qué autor recomendarías y por qué?
Por no hablar de clásicos o autores conocidos, recomendaré a Román Sanz Mouta, un autor contemporáneo que tiene un estilo personal y unas ideas geniales que plasma en una narrativa que te lleva de lo cotidiano a lo fantástico con una naturalidad que atrapa.


¿Lo mejor y lo peor de ser escritor?
Lo mejor es cuando el texto fluye y pierdes la noción del tiempo y hasta del espacio, para encontrarte con líneas y líneas que no se sabe muy bien de dónde han salido y más si reflejan la idea inicial.

Lo peor es que hoy en día escribir es casi lo de menos. Ya estés autoeditado o incluso en una editorial, la labor comercial es casi más importante para alcanzar a un público que tiene una oferta excesiva de obra publicada. Y esto es algo que, personalmente, no se me da muy bien.


SinergiaEscrita ® Todos los derechos pertenecen a sus autores

You May Also Like

3 comentarios

  1. Muchas gracias por la entrevista y por la difusión que hacéis de autores nuevos o desconocidos para el gran público.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu entrevista. Tienes un gran sentido del humor. La estructura que cuentas que has manejado con "Acordes Bastardos" me parece muy interesante. Felicidades.

    ResponderEliminar